sábado, 31 de agosto de 2013

El amor...

...desde el punto de vista de un hombre con Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC). Estremecedor.



Neil Hilborn es un estadounidense que vive en Minnesota. En 2011 se graduó con honores de Macalester College y desde entonces ha estado muy metido en el mundo de la poesía y la escritura, siendo parte de varios equipos que entran a concursos sobre poesía. Sufre de trastorno obsesivo-compulsivo, que es un tipo de trastorno de ansiedad. Las personas que tienen TOC se sienten continuamente obligadas a repetir tanto las acciones como las palabras.

Para esto si hay dinero...


¡¡Qué triste!! Visto aquí.

viernes, 30 de agosto de 2013

En alguna pared...

Bibliotecas







Pa' morirse, visto aquí.

Buscando causas a una guerra...

Hace tiempo, leí vaya vos a saber dónde, que el único motivo de incluir a Siria en el famoso Eje del Mal, era que si se colocaba a un gobierno amigo, el petróleo de Irak saldría por el Mediterráneo, y no veas lo rápido que se distribuiría además de, obviamente, la de dólares que se ahorrarían. Algo así como el oleoducto de Afganistán, ese del que nadie habla y, para mi, único motivo de otra guerra. 

He encontrado este mapa de oleoductos en la región y resulta que el oleoducto existe, pero está cerrado. De hecho, lo cerraron tropas anglo-americanas para dejar que Siria se abasteciese con 200.000 barriles diarios desde Irak a mitad de precio (aquí). Otros plantean que lo verdaderamente interesante en Siria son sus reservas de petróleo (2500 millones de barriles y ni se sabe de gas).

Como dijo no se quién, da igual de que te hablen (rebeldes, dictaduras, guerras civiles, 100.000 muertos...), te están hablando de dinero. 

________________________________________________________________________________

Haciendo un poco de googling... encuentro este artículo que explica infinitamente mejor que yo todo el tema. Vía Red Voltaire...



«El arte de la guerra»

Siria: la carrera por el oro negro

Un documento de la U.S. Energy Administration fechado el 20 de febrero de 2013 saca a la luz los intereses energéticos que han llevado a los países occidentales y a los miembros del Consejo de Cooperación del Golfo a respaldar a los Contras en Siria. El informe menciona única y exclusivamente las reservas de crudo ya comprobadas pero evita toda mención del tema de los enormes yacimientos de gas ya detectados, aún no explorados ni evaluados.

| Roma (Italia)

Las reservas de petróleo ya comprobadas de Siria, ascendentes a 2 500 millones de barriles, son más importantes que las de todos los países vecinos, exceptuando Irak. Ese estimado proviene de la U.S. Energy Information Administration, gran conocedora en la materia… sobre cuando se trata del petróleo de los demás. Ese estimado hace de Siria uno de los mayores productores y exportadores potenciales de petróleo de todo el Medio Oriente. Siria posee también grandes reservas de gas natural, hasta ahora utilizado para el consumo interno, esencialmente para alimentar con gas [Mucho menos contaminante. Nota de la Redacción.] las termoeléctricas del país.

Pero hay un problema, señala la agencia estadounidense: desde 1964, las licencias para la prospección y explotación de los yacimientos están reservadas a las empresas estatales sirias. Hasta 2010, la medida proporcionó al Estado un ingreso anual de 4 000 millones de dólares, proveniente de la exportación de petróleo, esencialmente hacia Europa.

La guerra vino a modificar esa situación. El «Ejército Sirio Libre» se apoderó de importantes campos petrolíferos en la región de Deir Ezzor. Otros, en el área de Rumeilan, se hallan bajo control de los kurdos del Partido de Unión Democrática, que también son hostiles a los «rebeldes», a los que se han enfrentado varias veces. La estrategia de Estados Unidos y la OTAN consiste en apostar por los «rebeldes», a los que han ayudado a apoderarse de los campos petrolíferos con un doble objetivo: privar al Estado sirio de los ingresos provenientes de las exportaciones –ya reducidas debido al embargo decretado por la Unión Europea– y preparar un futuro en el que los mayores yacimientos quedarían, gracias a los «rebeldes», bajo el control de las grandes compañías petroleras occidentales.

Para ello resulta fundamental el control de la red interna de oleoductos y gasoductos, red que los «rebeldes» han saboteado en varios lugares, sobre todo en los alrededores de Homs, donde se encuentra una de los dos refinerías del país, para interrumpir el abastecimiento.

Pero existe otra apuesta más importante aún, en el plano estratégico. Se trata del papel de Siria como punto de confluencia de los corredores energéticos alternativos, en relación con los que pasan por Turquía y a través de otros trayectos, ya controlados por las compañías estadounidenses y europeas. La «guerra de los oleoductos» ya comenzó hace mucho tiempo. En 2003, cuando invadió Irak, Estados Unidos destruyó de inmediato el oleoducto Kirkuk-Baniyas que llevaba hasta Siria el crudo iraquí.

Aún sigue funcionando el de Ain Zalah, en la región siria de Sueida. Y a pesar de la oposición de Washington, Damasco y Bagdad han puesto en marcha el proyecto de construcción de dos oleoductos y un gasoducto que conectarán los yacimientos iraquíes con el Mediterráneo, y por lo tanto con los mercados externos, a través de Siria.

Más peligroso todavía para los intereses occidentales es el acuerdo concluido en marzo de 2011 entre Damasco, Bagdad y Teherán. Ese acuerdo prevé la construcción de un gasoducto que transportará, a través de Irak, el gas natural iraní hasta Siria y, desde ese país, hasta los mercados exteriores. Ese proyecto y otros más, que ya cuentan con el financiamiento necesario, están detenidos por lo que la agencia estadounidense define como «como las condiciones de seguridad inestables en Siria».

Siria y la obscenidad moral

Siria y la obscenidad moral

  • Las potencias occidentales han apostado hasta ahora por una guerra del desgaste en Siria
  • En círculos diplomáticos se considera que si algún bando gana, Estados Unidos pierde
  • Siria lleva 2 años intervenida por actores regionales e internacionales 



Se habla de una inminente intervención militar en Siria. Hay quien lamenta que no se haya producido antes, que Estados Unidos y sus aliados no “reaccionaran” hasta ahora. No ha sido desinterés, sino más bien una apuesta estratégica calculada. 

Desde hace más de dos años Rusia e Irán apoyan militarmente al régimen sirio. A su vez, diversas potencias occidentales, así como sus aliados en Oriente Medio, intervienen en Siria de forma más o menos subterránea, proporcionando armas e información de inteligencia a los rebeldes. Francia y Estados Unidos, entre otros, han suministrado ayuda militar a los grupos armados de la oposición. La CIA y los servicios secretos británicos trabajan en el terreno apoyando a los rebeldes sirios y aconsejando a los países del Golfo sobre los grupos a los que deben armar.
 
El material bélico facilitado a los rebeldes que luchan contra Assad ha llegado principalmente a través de los países del Golfo y Turquía, y ha sido medido con precisión desde 2011, para que estos no dispusieran de armamento pesado. De este modo los ‘rebeldes’ han podido herir pero no tumbar el gobierno de Assad; han contado con capacidad suficiente para resistir pero no para vencer. Y así, el conflicto se ha mantenido en un nivel que permite a ambos bandos sobrevivir, desgastándose. Es el punto muerto, la situación indefinida que hasta ahora ha convenido a algunos actores internacionales involucrados de un modo u otro en el conflicto. 

No es algo nuevo. En los años ochenta, cuando estalló la guerra entre Irán e Irak, Washington proporcionó apoyo, armas e información militar a Bagdad, y de hecho Sadam Hussein empleó gas sarín estadounidense contra población iraní y kurda. Pero en una estrategia de doble juego EEUU también facilitó secretamente armamento a Irán entre 1985 y 1987 a través de una red de tráfico de armas estadounideses e israelíes organizada por la CIA.

Con los beneficios de ese negocio, Washington apoyó a la Contra nicaragüense y a la guerrilla afgana que luchaba contra las tropas soviéticas en Afganistán. La operación fue conocida con el nombre de “Irangate”. De este modo Estados Unidos contribuyó a la prolongación de la guerra entre Bagdad y Teherán, con el propósito de desgastar a dos países estratégicos y con petróleo y de dejarlos fuera de juego. Si ambos perdían, Washington ganaba.

La búsqueda de una partida de ajedrez en tablas 

En el caso sirio se considera que si algún bando gana, Estados Unidos pierde (y con él, Israel). Es la premisa aceptada en ciertos círculos políticos y diplomáticos occidentales. Por eso se ha apostado por la guerra del desgaste, por el punto muerto, por una situación indefinida. Ahora que Assad había tomado ventaja con respecto a sus enemigos, la comunidad occidental anuncia un nuevo nivel de intervención en Siria. 

Así lo expresaba esta semana, sin pudor alguno, Edward Luttwak, del Center for Strategic and International Studies, en un artículo publicado en The New York Times:
 
“Un resultado decisivo para cualquier bando sería inaceptable para Estados Unidos. Una restauración del régimen de Assad respaldado por Irán aumentaría el poder y el estatus de Irán en todo Oriente Medio, mientras que una victoria de los rebeldes, dominados por las facciones extremistas, inaguraría otra oleada de terrorismo de Al Qaeda.
 
Solo hay un resultado que puede favorecer posiblemente a Estados Unidos: el escenario indefinido. Manteniendo al Ejército de Assad y a sus aliados, Irán y Hezbolá, en una guerra contra luchadores extremistas alineados a Al Qaeda, cuatro enemigos de Washington estarán envueltos en una guerra entre sí mismos...”.

La espuma de las intenciones reales 

Si viviéramos en un mundo idílico podríamos creer en la bondad de la política internacional. Las guerras serían esas misiones de paz de las que tanto hablan los dirigentes occidentales, y los gobiernos se moverían impulsados tan solo por la defensa de los intereses de los ciudadanos. Pero nuestro mundo dista mucho de ser idílico. 

La Historia, esa gran herramienta para analizar también nuestro presente, nos demuestra que a veces las versiones oficiales de un gobierno son solo la espuma de sus posiciones reales. Que detrás de posturas públicas aparentemente altruistas se esconden políticas ilegales y criminales. Que por debajo de los discursos oficiales en nombre de la defensa de los derechos humanos se mueven intereses económicos y geopolíticos. 

No hace falta rebuscar mucho para encontrar ejemplos: 

El apoyo de Estados Unidos a los golpes de Estado y a las dictaduras en la Latinoamérica de los años setenta; las mentiras para invadir y destrozar Irak, las excusas para invadir y ocupar Afganistán, la negación sistemática de crímenes de guerra, de asesinatos de civiles, la creación de centros de tortura diseminados por todo el mundo, la aceptación por parte de Europa de los vuelos de la CIA, el uso de aviones no tripulados -drones- para cometer asesinatos extrajudiciales, el empleo de uranio empobrecido, la venta a armas a gobiernos evidentemente dictatoriales y represores y así un largo etcétera. 

Casualmente esta misma semana la CIA reconocía algo ya sabido: Su papel detrás del golpe de Estado que en 1953 derrocó al primer ministro iraní Mohamed Mossadeq, elegido democráticamente y que había nacionalizado el petróleo iraní, hasta entonces explotado por Reino Unido principalmente. 

Recientemente también se ha hecho público un contrato por el que Estados Unidos facilitará bombas racimo a la monarquía absolutista de Arabia Saudí, que suministra armamento a los rebeldes sirios.

Los únicos árbitros 

Las potencias occidentales pretenden erigirse de nuevo como árbitro desinteresado al que hay que llamar cuando las cosas se ponen feas. Se presentan a sí mismas como “solucionadoras” de conflictos a través del uso de bombas y del impulso de operaciones militares aparentemente “limpias, justas y breves” (eso dijeron de Irak, cómo olvidarlo).

EE.UU y sus aliados no parecen dispuestos a esperar los informes de los inspectores de Naciones Unidas antes de atacar Siria, lo que sienta un peligroso precedente.

El régimen de Assad es responsable de represión, de miles de muertos, pero en este caso no se ha probado aún que sea el autor del ataque con armas químicas. Podría serlo, de hecho es uno de los seis países que no ha firmado la Convención de control de armas químicas (su vecino, Israel, no la ha ratificado).

Pero lo serio -y lo legal- sería esperar a las conclusiones de la ONU sobre el ataque y, tras ello, buscar otras opciones alternativas al lenguaje de las bombas. De lo contrario se estará apostando por una guerra nuevamente ilegal, que no contará con la aprobación del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Si hoy Washington y sus aliados actúan como "árbitros" para decidir si hay que atacar o no un país, mañana otra nación puede reivindicar el mismo "derecho". 

Las otras "obscenidades morales"

El  primer ministro británico, David Cameron, ha dicho que el ataque con armas químicas en Siria es algo “ absolutamente aborrecible e inadmisible”, el presidente francés François Hollande ha anunciado que “Francia castigará a los que han gaseado a inocentes” y el secretario de Estado estadouniense, John Kerry, ha afirmado que el uso de armas químicas es una obscenidad moral. 

Cabe preguntarse si el empleo de fósforo blanco en Faluya (Irak) por EE.UU no es una obscenidad moral ni un acto "aborrecible, inadmisible". Es legítimo plantearse si no sería pertinente, por tanto, castigar, tal y como Francia ha defendido, a los que han gaseado a inocentes, como Israel en Gaza o Estados Unidos en Faluya. 

Que hable de obscenidades morales un Estado que en tan solo la última década ha asesinado, herido, torturado, secuestrado o encerrado sin cargos a cientos de miles de personas es cuanto menos llamativo. Que potencias que legitiman secuestros, torturas, asesinatos extrajudiciales y cárceles como Guantánamo traten de erigirse una vez más como adalides de los derechos humanos y las libertades resulta un tanto delirante. Y que un Premio Nobel de la Paz vaya a apostar una vez más por la vía militar demuestra el marco orwelliano en el que nos hallamos. 

En medio del laberinto de intereses internos, regionales e internacionales se encuentra la población civil siria, castigada por la violencia, dentro de un conflicto del que también son responsables los actores regionales e internacionales implicados desde el inicio.

En estos dos últimos años, la guerra en Siria ha provocado 100.000 muertos y dos millones de refugiados, de los que más de un millón son niños. Pero parece que estas muertes y estos desplazados no eran hasta ahora una obscenidad moral. 

Hay muchas preguntas que no se están respondiendo:

¿De qué forma ayudarán las bombas occidentales a la población siria?

¿Cómo van a evitar víctimas civiles (teniendo en cuenta además los trágicos precedentes)?

¿Se ha valorado que una participación abierta de varios países en el conflicto podría elevar el nivel de confrontación en la región?

¿Cómo evitarán el empleo de más armas químicas en en el futuro?

Y después de esos dos días de ataques, ¿qué? ¿De nuevo la guerra de desgaste, el escenario indefinido, la intervención subterránea?
 
O por el contrario, ¿más bombardeos, más ataques, más guerra presentada, en pleno siglo XXI, como vía para la paz, mientras se da la espalda a otros caminos, a otras políticas? 
________________________________________________________________________________
 
Un buen artículo de Olga Rodríguez en eldiario.es.
Lo cuelo en política, a falta de geopolítica.

jueves, 29 de agosto de 2013

11 palabras sin traducción de otras culturas








Curioso, la nuestra es sobremesa... Me quedo con Mangata, sin duda. 
Vía | the tea dude

Albert Einstein

No sé si está anécdota será cierta pero como me ha gustado, aquí se queda. 



Una explicación de la guerra de Siria...

que me parece que no va muy torcida. Vía Spainonymous. El final un tanto previsible... pero los primeros once minutos muy buenos para entender el mundo tal y como es hoy.




El precio de ser un superheroe: antes y ahora






Vía | Araknum

miércoles, 28 de agosto de 2013

Otro mapa de juego de tronos

Un mapa de juego de tronos bastante similar a lo que encontrarías en google maps. Creo que se inspiró para hacerlo en el mapa de Inglaterra, con el que guarda cierto parecido. Click para ampliar. Otro mapa de juego de tronos bien chulo, aquí.




Doggerland

Doggerland es el nombre dado por arqueólogos y geólogos a una antigua masa de tierra en el sur del Mar del Norte, que conectaba la isla de Gran Bretaña al continente europeo durante y después de la última Edad de Hielo. Se mantuvo emergida hasta 6.500 o 6.200 a. C., aunque poco a poco fue tragado por el aumento del nivel del mar. Estudios geológicos han sugerido que Doggerland fue una gran área de tierra seca que se extendía desde la costa este británica y frente a la actual costa de los Países Bajos hasta las costas occidentales de Alemania y Dinamarca fue probablemente un hábitat rico con asentamientos humanos en el período mesolítico. Puedes seguir leyendo en wikipedia (fuente del texto)

Jamás hubiese dicho que podías ir de París a Londres andando hace 9.000 años. Click para ampliar.




Fuente | The land of maps

Luciana Urtiga





Su web aquí.

martes, 27 de agosto de 2013

15 tipos de posters de película...

... utilizados en exceso. Click para ampliar.
















Vía imgur.

lunes, 26 de agosto de 2013

Así es como pagamos la deuda de los bancos

Te lo explica Pablo Iglesias en menos de 2 minutos. Plas, plas, plas...


Microrrelato en un azucarillo


Vía La información

Steve Ballmer se va... por fin

Evolución de las acciones de Microsoft con 3 momentos destacados, todos relacionados con su CEO, Steve Ballmer. El jueves anunció que se iba, y la subida de las acciones le hizo 790 millones de dólares más rico, según leí aquí o aquí


En fin, el tío está entre los más ricos del mundo, indudable, pero bajo su dirección se han conseguido fracasos tan sonados como zune o surface. En fin, aquí la perla, opinando sobre el iphone.

martes, 20 de agosto de 2013

¿Cómo bajar un vídeo de youtube?

Típica pregunta que nos hemos hecho todos o ¿cómo sacar un mp3 de un vídeo de youtube? ¿O bajar una foto?

Sólo hace falta escribir deturl.com/ delante de la dirección del vídeo... y te aparecerán  un montón de herramientas que te facilitarán la tarea hasta cotas insospechadas... Haz caso al pato.


Vía imgur

Explosión de un meteoro

Durante las Perseidas de 2013, Michael Chung pudo captar la explosión de un meteoro mientras realizaba un time lapse de la lluvia de estrellas.



Otro time lapse, realizado en España de las Perseidas de este año, vía Juan Lacruz.

26 géneros de metal en una canción

y en orden alfabético. Muy bueno. El artista en cuestión es Nick Galvan.


sábado, 17 de agosto de 2013

Google Goes Dark

El pasado viernes Google y la mayoría de sus servicios no estuvieron operativos unos dos minutos. ¿El impacto? Caída del 40% de tráfico en la red. Así, sin más. Para que nos hagamos una idea de la importancia del buscador. God save Google.

Puedes leer más sobre la noticia en The Register.


PD: ¿Qué coño le pasaría?

Runaway

La historia de Stanley y su vieja nevera. Más cositas sobre los autores y el corto, aquí.

Aron Demetz

Acojonantes esculturas de madera quemada. Visto en 2headedsnake. Si te ha parecido interesante no te pierdas la web del autor, aquí.








ShareThis