viernes, 19 de octubre de 2012

Mega

Artículo vía teknoconsolas sobre lo nuevo que está preparando el fundador de Megaupload. Se llamará Mega y promete tocar los cojones en proporción a como se los han tocado.

Kit Dom Com Mega


Cuando el gobierno de los EEUU decidió arremeter contra Megaupload y su conocido dueño, Kim Dotcom, no sabía que estaba a punto de despertar a la bestia y con ella a un nuevo servicio que se nos antoja de total éxito y difícil de cerrar. Os hablamos de Mega, el nuevo Megaupload, que a no mucho tardar hará acto de presencia ofreciendo unas características que van a hacer temblar a lo más granado de la industria del contenido.

En Wired explican sus principales novedades y Enrique Dans hace una reflexión al respecto que, por su interés, pasamos a contaros a continuación.

Comenta Wired la novedad de la nueva versión de Megaupload, denominada ahora simplemente Mega: será un repositorio en la red en la que los archivos, antes de ser subidos, serán cifrados de manera segura con AES, de manera que Mega no tendrá posibilidad alguna de saber lo que contienen. La clave del cifrado quedará en manos del usuario, y será su responsabilidad utilizarla para sí o bien compartirla con quien estimen oportuno, incluidas posibles aplicaciones que puedan trabajen sobre el repositorio para ofrecer funcionalidades específicas. Si un propietario de los derechos de autor de una obra encuentra el fichero correspondiente a la misma, obtiene las claves de acceso al mismo y verifica que se trata efectivamente de su obra, podrá solicitar su retirada, retirada que será llevada a cabo con prontitud “como ya se hacía antes”. Salvo tal vez por un pequeño detalle: Mega no implementará rutinas de deduplicación en sus servidores, lo que significa que una persona podría subir tantas veces como quiera un mismo archivo, cada uno con su correspondiente cifrado y clave, y serían precisas tantas peticiones de retirada como copias existan para lograr eliminarlo – además de las que probablemente volverían a subirse de forma inmediata. Una atomización del problema que puede llegar a suponer una verdadera pesadilla para la industria.

Una inteligente manera completamente diseñada en torno a la idea de eludir toda responsabilidad y de crear un limbo legal de muy difícil – o imposible – solución: lo que pueda ocurrir con los archivos ubicados en el repositorio online será una responsabilidad exclusiva de sus usuarios, a los que Mega además no podrá “entregar” en caso de requerimiento judicial por carecer de la correspondiente clave. La única posibilidad, según los asesores legales de Mega, de detener un servicio así sería declarar ilegal el cifrado de archivos, lo que excede con mucho toda noción de sentido común y vulnera además el derecho fundamental a la privacidad.

Por otro lado, siguiendo el anuncio que a principios de esta misma semana publicó The Pirate Bay, los servidores se trasladarán a la nube y se radicarán en diferentes países, de manera que puedan funcionar de manera independiente con garantía de redundancia y continuar ofreciendo el servicio en caso de que alguno de los países decida plantear algún tipo de amenaza legal.

Son las cosas que tiene manipular la ley para forzar un resultado que te favorece. El gobierno norteamericano hizo las cosas mal, se saltó todo tipo de procedimientos válidos para detener a Kim Dotcom, y ahora, al cabo de no mucho tiempo, se encuentra con que Kim Dotcom está libre, no pueden lograr su extradición, es infinitamente más popular, tiene de nuevo su dinero, más apoyo y gran parte de sus posesiones, y está volviendo a edificar su imperio. Pero ahora, además, enfadadísimo y con ganas de provocar y de demostrar cosas. La industria de los contenidos y el gobierno norteamericano se han buscado un muy mal enemigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...